…Y a la semana, volvió.

Una semana hace ya que se fue. Se quería dar una vuelta para, probablemente, curiosear ya que en casa no le faltaba nada.

No sabía en que momento ni como volver. Carteles por el barrio lo reclamaban y gracias a su instinto y al vecino que, alertado por su fotografía, lo vió esperando sentado en el portal de casa y me llamó.

Míralo que rico, nada más oirme sale de debajo de un coche tan asustado como escuálido enseñándome el camino a su casa, donde sabe que tiene comida, bebida y sobre todo, cariño. Así fue, Una ducha caliente, un buen plato de comida, agua y… ahí está, como si no hubiese pasado nada, subiéndose, arañando y paseándose por donde no debe, para variar. Que le vamos a hacer, después de 8 años se les coge mucho cariño y nosotros lo hemos pasado mal casi dándolo ya por perdido.

Eso sí… otra vez paso de preocuparme y buscarlo. Que tenga todas las aventuras que quiera, ya sabe el camino a casa.

bobo

Por esta vez podemos dejarlo en “la curiosidad escarmentó al gato”

1 comment so far ↓

#1 Arkangel on 11.06.07 at 11:23 am

¡Eh, como me alegro! Sabes que yo pensaba que volvería, pero claro, nunca se sabe.

Y los malos días que habeis tenido que pasar… Bueno, como dices, ya se sabe el camino, ahora seguro que dormís más tranquilos. Yo al mío le puse un chip incluso, más por paranoia que por eficiencia (dudo mucho que alguien que encuentre a un gato le mire lo del chip). Peor un collar con el nº como decías sí que es una buena opción.

¡Da saludos y enhorabuenas!

Leave a Comment